Lo real y sus vestigios: artistas argentinos en el Atlántico Sur

Lo real y sus vestigios: artistas argentinos en el Atlántico Sur Exhibición online

Compartir:

Obras de Lestido, García Faure, Bohm, Juan, Nijensohn y Ontiveros

Seis destacados fotógrafos y realizadores visuales argentinos –Adriana Lestido, Margarita García Faure, Erica Bohm, Andrea Juan, Charly Nijensohn y Daniel Ontiveros reúnen sus miradas sobre diferentes aspectos del Atlántico Sur, la Antártida y sus paisajes en una exhibición online curada por Laura Lina que el Centro Cultural Kirchner suma a sus contenidos de acceso libre y gratuito.

Adriana Lestido, “Antártida Negra”, 2012
Margarita García Faure (del libro “Inmenso”, Buenos Aires, Akian Editora, 2017)
Erica Bohm, “El cristal perfecto”, 2010-2025
Andrea Juan, “Metano”, 2006-2007
Charly Nijensohn, “El éxodo de los olvidados”, 2011
Daniel Ontiveiros, “Trompe L’oeil”, 1993-2020

Charly Nijensohn, El éxodo de los olvidados (2011)

Presentación, por Laura Lina

¿Es posible habitar espacios desconocidos? ¿Qué expectativas construiremos en este (nuevo) mundo? ¿Cómo serán esos espacios por vivir? A fin de ensayar posibles respuestas, en este breve recorrido abrevamos en producciones de algunos artistas que han abordado aspectos estéticos, políticos, ambientales, poéticos, de nuestras geografías en el Atlántico Sur y Antártida.
 
Una bruma intensa tapa casi todo. En primer plano pareciera adivinarse una superficie rocosa, luego el mar, una piedra solitaria, y el límite que se desdibuja en el infinito de la escala de grises. Adriana Lestido fue en busca de algo, pero encontró otra cosa. Quizá –como la misma fotógrafa ha dicho–, encontró aquello que tenía que encontrar. Se proponía llegar a Bahía Esperanza. La aguardaba un espacio extenso y níveo, pero, como consecuencia de diversas vicisitudes, terminó residiendo un mes y medio en Isla Decepción, cubierta de tierra volcánica negra y gris, un paisaje casi lunar. El resultado de ese periplo fue la serie de fotografías en blanco y negro Antártida Negra (2012), en la cuales Lestido contrapone –a la icónica imagen blanca e impoluta– texturas ásperas y porosas, pequeños avistajes de vida a través de la presencia de algunos animales y, por momentos, imágenes que se tornan abstractas. Un viaje que no es la descripción de un viaje, sino más bien una posible manera de dar cuenta de la propia transformación en el habitar de ese espacio.
 
En coincidencia en tiempo y lugar con la experiencia de Adriana Lestido, Margarita García Faure transita su propio recorrido por la Antártida volcánica. También su obra surgió de una imposibilidad, de un desencuentro. “En la Antártida me encontré con un primer desarme”, relata, “cuando finalmente salí al exterior con mi tela y mis pinceles, todo lo que tenía planeado se desmoronó: ¿Y ahora qué pinto? –pensé. Nada, acá y ahora no puedo pintar nada.” Entonces, en vez de representar el paisaje, la artista depositó sus telas a la intemperie y dejó que las propias fuerzas de la naturaleza indómita hicieran su trabajo. Imaginó la pintura como la piel permeable de un gran cuerpo afectado por otros cuerpos: la inmensidad, el viento impredecible, el frío extremo, el rastro de algún pájaro dejarían sus tenues huellas. El acto de pintar dio paso a la experiencia de una entrega y, seguramente, a otras formas de saber.
 
Lo ilusorio y lo ficticio en un vínculo dialógico con la naturaleza se conjugan en la propuesta de Erica Bohm El cristal perfecto, que comenzó en 2010 y continuará hasta 2025. La misma consiste en la creación, a partir de imágenes obtenidas a través de un microscopio, y en colaboración con una bióloga marina de la Dirección Nacional del Antártico con quien coincidió en su residencia austral, de cristales sintéticos realizados a partir de la disolución de diferentes sustancias derivadas de la sal en agua destilada. La cría de estas estructuras emula los procesos naturales de generación de cristales y, al mismo tiempo, arriba al extrañamiento que provocan ciertos seres fantásticos. “Casi de ciencia ficción”, dice la artista, son estos micromundos hechos de luces, sombras y transparencias.

Lo ficticio como recurso y como metáfora se hace presente en las performances del proyecto Metano (2006-2007) de Andrea Juan. La artista lleva más de diez años de investigaciones en la región relacionadas a los cambios climáticos, el comportamiento humano frente a ellos y sus consecuencias. Según estudios científicos, bajo las capas de hielo hay grandes reservas de metano, y este gas de efecto invernadero, a raíz de dichos cambios climáticos, empieza a emanar a la superficie. El sitio donde se desarrolló la acción fue la meseta nevada de la isla Marambio. En ese contexto, pueden verse los cuerpos de la artista y de su colaborador ir paulatinamente enrollándose hasta quedar totalmente cubiertos por distintas capas extensas de tules rojos, azules y violetas. La potencia asertiva del color contrasta con la indefensión de los cuerpos. ¿Es posible salir ileso del embate de la naturaleza que la propia Humanidad ha provocado?
 
La pregunta introspectiva acerca del ser humano y su vínculo con la naturaleza atraviesa toda la producción de Charly Nijensohn. En El éxodo de los olvidados, foto, video e instalación realizados en 2011 en los Campos de Hielo Patagónico, el artista trabajó con un grupo de escaladores, algunos de los cuales forman parte de un equipo de rescate de alta montaña. El sonido ambiente se intercala con la banda sonora que, por momentos, acentúa la trayectoria de esos cuerpos homogeneizados a partir de trajes que velan cualquier dato que pueda individualizarlos. Por momentos se encuentran juntos, no obstante persiste una estremecedora soledad frente a ese espacio inhóspito. No hay Tierra Prometida en este éxodo, hay un interrogante por lo desconocido en su dimensión abismal pero también fascinante.
 
En el caso de Trompe L’oeil (1993-2020) de Daniel Ontiveros, la relación se invierte: en su condición de pintor y excombatiente de Malvinas, el artista alude en la instalación al género pictórico tradicional del paisaje marítimo en el acrílico que oficia como escenario de fondo en esta “trampa al ojo”. La anécdota dice que el uniforme de Ontiveros no era apto para las bajísimas temperaturas de la isla y que –casi como esas escenas de película donde hay una pausa en medio del caos– junto a otros dos compañeros irrumpieron en el depósito del Batallón de Infantería en medio de una alerta roja. Casi un acto de subsistencia. Ese traje pende suspendido en el aire, repleto de margaritas (Margherita’s) aplicadas. La trampa al ojo es también el concepto que toman varias obras del artista: lo real en la pintura, lo real de la guerra, los vestigios que quedan.

Acerca de los artistas

Adriana Lestido nació en Buenos Aires en 1955. Estudió fotografía en 1979, en la Escuela de Arte y Técnicas Audiovisuales de Avellaneda. Entre 1982 y 1995 trabajó como fotoperiodista para el diario La Voz, la Agencia Diarios y Noticias (DyN) y el diario Página/12. Entre numerosas distinciones, en 1991 obtuvo la beca Hasselblad, en 1995 la beca Guggenheim –otorgada por primer vez en fotografía en la Argentina–, en 1997 el Premio Mother Jones y en 2009 el Gran Premio Adquisición del Salón Nacional de Fotografía. En 2010 fue declarada Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Se dedica intensamente a la enseñanza coordinando talleres y clínicas. En 2007 realizó un taller de fotografía en la Cárcel nº 3 de Ezeiza y en 2010 fue invitada a impartir uno de los campus PhotoEspaña 2010 Grandes Maestros en Alcalá de Henares. En 2015 realizó la curaduría de exposiciones para el Museo Nacional de Bellas Artes y el Centro Cultural Kirchner. Ha realizado los ensayos Antártida negra (2012), México (2010), El amor (1992-2005), Madres e hijas (1995/98), Mujeres presas (1991/93), Madres adolescentes (1988-90) y Hospital Infanto-Juvenil (1986-88). Es autora de siete libros: Mujeres presas (Colección Fotógrafos Argentinos, Buenos Aires, 2001-2008); Madres e hijas (La Azotea, Buenos Aires, 2003, con el apoyo de John Simon Guggenheim Memorial Foundation); Interior (Capital Intelectual, Buenos Aires, 2010); La obra (Capital Intelectual, Buenos Aires, 2011); Lo que se ve (antología) (Capital Intelectual, Buenos Aires, 2012); Antártida negra (Capital Intelectual, Buenos Aires, 2017) y Antártida negra - Los diarios (Tusquets, Buenos Aires, 2017).
 
Margarita García Faure nació en Buenos Aires en 1977. Cursó el profesorado de escultura en la E.N.B.A. Prilidiano Pueyrredón, asistió al taller de artes visuales de Sergio Bazán, el seminario de arte contemporáneo con Hugo Petruchansky y al proyecto intercambios con Valeria González. Entre sus principales muestras individuales se cuentan Inmenso (2012, Museo «Emilio Caraffa», Cordoba), Entretanto (2012, Galería Praxis Internacional, Buenos Aires), Dorada (2012, La Miscelánea, Ciudad de México), El aire entero (2010, Galería Rubbers Internacional, Buenos Aires), A rainbow for Hilary (2009, CESTA, Tabor, República Checa), Rio pintura (2008, Museo de Arte Contemporáneo de Rosario-MACRO), Gigante (2004, Centro Cultural Recoleta) y Pinturas (2001, Cecilia Caballero galería). Participó, entre muchas otras de las muestras colectivas Sensaciones y sentimientos (2007, Galería Rubbers), Argentina.si (2005/4, Boltax Gallery, New York), 2d (2005, Centro Cultural Parque España, Rosario), Junio (2002, Proyecto A), Garcia Faure-Gopar (2001. MOTP) y Salón internacional de Arte Joven (1999, Cuenca, Ecuador). Recibió el Subsidio para la creación de Rio pintura de la Fundación Williams, entre otros

Nacida en Buenos Aires en 1976, Erica Bohm es una artista que indaga en torno a la astronomía, la ciencia, la literatura y la ciencia ficción. En sus diversos trabajos construye, a partir de la observación y el registro fotográfico y utilizando diversos métodos y formatos, un universo de imágenes propio en el que el entorno, los cielos, la luna, el sol y el espacio tienen roles protagónicos. Es egresada de la Escuela de Bellas Artes «Prilidiano Pueyrredón» con orientación Pintura (Buenos Aires, 2001). Cursó estudios de fotografía con Gabriel Valansi y taller de dibujo con Pablo Siquier. En el año 2009 fue becaria del Programa de Artistas y en el 2012 del Laboratorio de Cine ambos dentro de la Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires. También participó del LIPAC - Laboratorio de Prácticas Artísticas Contemporáneas (2008, Centro Cultural «Ricardo Rojas» de la UBA), y de la Clínica de Artes Visuales del Centro Cultural Ricardo Rojas, UBA, (2006). Ha participado y disfrutado de varias residencias, entre ellas Atelier Solar, Madrid, 2017, y en 2015 de la Residencia de Arte en Antártida, Antártida Argentina. También participó en el 2009 del Mapping Exchange: Artists Residency Programs, Jack S. Blanton Museum of Art, The University of Texas at Austin, EE.UU. En 2017 presentó su trabajo en Galería Pasto. En 2016 y 2014 expuso en The Mission en Chicago y Houston, EE.UU. Su obra forma parte de colecciones como Castagnino - Museo de Arte Contemporáneo de Rosario - Macro, la Fundación Federico Jorge Klemm y el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA).
 
Andrea Juan, artista visual y curadora, es Licenciada en Artes Visuales egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes y del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA). Trabaja con fotografía, video digital, gráfica, objetos e instalaciones. En el inicio de su carrera se especializó en grabado. Durante el período 1996-1998 investigó y desarrolló técnicas de gráfica no tóxica con fotopolímeros. Desde 1999 es Titular de la Cátedra de Artes Visuales en la Licenciatura en Gestión del Arte y la Cultura de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, Buenos Aires. En 1999-2000, gracias a la beca UNESCO-ASCHBERG, comenzó a desarrollar su obra fuera del estudio en Austria, Alemania y Reino Unido, tomando fotografías y videos en un proyecto relacionado con la condición humana. Desde 2002 ha desarrollado su cuerpo de obra en el medioambiente, trabajando en imponentes escenarios naturales. En 2005 recibió la Beca Guggenheim. Desde ese año y hasta 2014 llevó a cabo performances y video instalaciones en Antártida basadas en investigaciones científicas sobre cambio climático. Andrea generó sites-specific e instalaciones utilizando proyecciones, telas y objetos que registró en fotografía y video. Fue invitada a participar en las bienales de Casablanca, Marruecos; Beijing, China; La Habana, Cuba; Róterdam, Holanda; Fin del Mundo, Ushuaia; Expo Yeosu, Corea y Expo Shanghái, China. Realizó muestras individuales en Londres, Nueva York, San Petersburgo, Bilbao, Barcelona, Los Ángeles, Washington, Beijing, Quebec, Rotterdam, Viena, Sofía, Venecia, Tokio y Buenos Aires. Sus obras se encuentran en colecciones privadas y públicas, entre las que se destacan la Fundación Guggenheim, World Council of People for the United Nations, Museo del Barrio, de Nueva York; Building Bridges Art Exchange, Los Ángeles; Royal Caribbean International, Miami. Recibió varios premios entre los que se destacan el Konex de Argentina, Amazona de Oro de Benín, Naciones Unidas de la Trienal de Tallin, Estonia y Bienal Internacional de Arte de Beijing, China. Creó y dirigió desde el 2006 al 2016 la Residencia de Arte en Antártida desde la Dirección Nacional del Antártico de la Republica Argentina. En 2008 fundó la organización SUR POLAR, una red de artistas con una preocupación común sobre el medioambiente. Realizó curadurías en España, Argentina, Reino Unido, México, EE.UU., Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Brasil y Cuba, entre otras. Actualmente desarrolla nuevos proyectos relacionando el origen del arte y el medioambiente en Cantabria, España.
 
Charly Nijensohn nació en Buenos Aires en 1966. Sus obras han sido exhibidas, entre otros lugares, en la 50a Bienal de Venecia (2003), Kröller-Müller Museum (2011), Museum Morsbroich (2011), Whitechapel Gallery, London (2010), Akademie der Künste, Berlin (2010,) Singapore Biennale (2008). Ha sido distinguido con el Premio Konex de Platino 2002, Premio Chandon, ArteBA 2009; Premio Leonardo 1997 MNBA; Fundación Antorchas 1996 y 2002; Premio Paradigma Digital 2007; Premio Bienal de Buenos Aires, 2001, MNBA. Vive y trabaja en Berlín.
 
Nacido en Buenos Aires en 1963, Daniel Ontiveros es egresado de la Escuela de Artes Visuales de Mar del Plata. Desde 1990 reside y trabaja en Buenos Aires. En 2008 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. En 2007 obtuvo la Beca John Simon Guggenheim Fine Arts - New York, EE.UU., en 2004 la Beca para la creación en Artes Plásticas de la Fundación Antrochas y en 2001 la del Fondo Nacional de las Artes.

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.