El sueño de Úrsula

El sueño de Úrsula Sábado 5 de agosto, 20h y domingo 6 de agosto, 19h - Sala Argentina

Compartir:

Ópera de cámara, en estreno mundial

Se estrena El sueño de Úrsula, ópera de Mariano Vitacco sobre texto de María Negroni, con puesta en espacio de Oscar Aráiz, dirección de Néstor Andrenacci y un elenco integrado por Graciela Oddone, Susanna Moncayo y Víctor Torres, entre otros.

Las entradas para las funciones son gratuitas y se pueden retirar a partir del martes 1 de agosto, de 12 a 19, en Sarmiento 151, hasta agotar la capacidad de la sala. También se pueden reservar a través de esta página.

Además de las dos funciones programadas, el viernes 4 a las 20 se realizará en la Sala Argentina un ensayo general abierto al público. Esta actividad no requiere reserva de entradas: el ingreso es por orden de llegada, hasta agotar la capacidad de sala.

Mariano Vitacco
Néstor Andrenacci
Graciela Oddone
Oscar Araiz
Víctor Torres
Nadia Szachniuk
Florencia Bobadilla Oliva
Mariano Vitacco

Programa

El sueño de Úrsula (estreno mundial)
Ópera de cámara de Mariano Vitacco sobre libreto de María Negroni, basado en su novela homónima

Solistas
Úrsula: Graciela Oddone (soprano)
Isabel de Schönau / Tarsisia: Susanna Moncayo (mezzosoprano)
Aetherius / Clemens: Víctor Torres (barítono)
Cordula / El ángel: Nadia Szachniuk (soprano)
Ottilia: Florencia Bobadilla Oliva (mezzosoprano)
Ervinia: Elías Ongay (tenor)
Voces grabadas: Romina Paillasse (soprano) y Roque Santini Santoro (barítono)

Solistas GCC: Ailín Palacios (vírgen 2), Alejandra Murri Ganchev (vírgen 1), María Amparo Fernández Blanco (Saturnia), Lucía Bezchinsky (Pinnosa), Martín Alabart (Reinmar del Alte), María Camila Albores (Isegault) y Mora García Medici (Sambatia).

GCC-Grupo de Canto Coral
Sopranos: María Camila Albores, Nere Arceo, María Cecilia Caliri Picón, Alejandra Murri Ganchev, Ailín Palacios, Melina Salem, Gaia Szames
Contraltos: Lucía Bezchinsky, María Amparo Blanco Fernández, Silvia Cambiasso, Analía Castro, Claudia Fanego, Mora García Medici, María Alejandra Pineda, Michelle Etienne Antoine
Tenores: Martín Alabart, Jorge Carradori, Mario Esteban, Gustavo Sánchez, Mariano Strólogo Richini, Nicolás Tindiglia
Bajos: Daniel Clavel, Federico Nicolás López, François Nouzille, Alejandro Ordás, Kevin Brian Ramírez, Guillermo Rodriguez, Walter Uranga.
Pianista en ensayos: Luis Dartayet

Ensamble instrumental
Patricia Da Dalt (flauta)
Raquel Dottori (oboe)
Federico Landaburu (clarinete)
Lucrecia Jancsa (arpa)
María Paz Sotullo (piano)
Bruno Lo Bianco (percusión)
Mariano Malamud (viola)
Gabriela Massun (violoncelo)
Gustavo Medina (contrabajo)
 
Director musical: Néstor Andrenacci
Puesta en espacio: Oscar Araiz
Diseño visual: Eduardo Stupía
Iluminación: Roberto Traferri
Diseño de vestuario: Renata Schussheim
 
Asistente de producción: Anabella Petronsi
Producción general y artística: Susanna Moncayo von Hase

Acerca de la obra

Por María Negroni

La historia de Úrsula forma parte de la Legenda Aurea, un verdadero best-seller medieval, lleno de parábolas, milagros y etimologías fantásticas que compiló hacia 1250 el genovés Jacobus da Voragine. Allí Úrsula –hija primogénita y heredera del rey de Cornwallis– recibe de improviso una indeseada propuesta de matrimonio. Aetherius, el pretendiente, es poderoso y el padre vacila. Úrsula protesta, ruega, se enfurece. Un ángel se le aparece en un sueño y le sugiere una estrategia para postergar (y, acaso, evitar) los esponsales: que pida al pretendiente barcos, once mil vírgenes y tres años para hacer una peregrinación a Roma. El pretendiente acepta. Úrsula junta naves, provisiones, y una vez que tiene con ella a las mujeres, pone en marcha el cortejo de barcos, remonta el Rhin, hace escala en Colonia, Bingen, Basel, cruza los Alpes con las vírgenes a pie, se hace bautizar en Roma, y emprende el viaje de regreso. Al entrar por segunda vez a Colonia, la interceptan las huestes del  bárbaro Atila. Ese día, la masacre se adueña del paisaje: mueren todas.
 
Quizá valga la pena aclarar que, en mi relato, las mujeres que acompañan a Úrsula no son vírgenes. Tampoco son once mil, apenas once. Cada una trae su pequeño cargamento de horror y de culpa, de afrenta pasada y de temor futuro, de ambición y decepción estética, amorosa y política, y se lo entrega a Úrsula para que ella teja con eso algo parecido a un signo.

Como si armaran un friso en torno a Úrsula, esas mujeres comparecen y dicen su parlamento: Cordula, alegre y frívola. Ottilia, con su belleza ajada. Isegault, que goza del rechazo. Senia y su secreto. Saturnia, atada al odio y la derrota. Saulae, envidiosa y competitiva. Sambatia, que escribe poemas como catedrales. Marion, la traidora. Brictola, tan lúcida que duele. La suave Marthen. Pinnosa en su nave redonda, en busca de la Cifra. Y también Isabel de Schönau, Sibila del Rhin, que será, cuando llegue el futuro, la afortunada discípula de Hildegard de Bingen.
 
Durante el viaje, mientras tanto, Aetherius no ha dejado de escribir cartas a la fugitiva. Son cartas excesivas (amorosas) que enfrentan a Úrsula con un enigma (el de su propia vida) y terminan por hacerla dudar. ¿Y si lo amara? ¿Si, después de todo, fuera posible para una mujer resguardar su autonomía sin renunciar al amor, la búsqueda espiritual sin renunciar a la pasión, el deseo sin perder la lucidez?

Formuladas por una mujer medieval, estas preguntas sorprenden por su intolerable actualidad. Muestran también que, lejos de los grandes telones del prestigio, el coraje y la violencia que suelen embeber las sagas masculinas, la épica femenina toca otra cuerda. Tiene, si se quiere, el atributo único de la desnudez. Con él, abre un tiempo y un espacio de germinación que, a partir de un silencio hermético, encuentra su palabra muda. Y con esa palabra, que gira hacia el adentro (e incluso más adentro del adentro), inaugura una disposición de escucha donde tal vez sea posible afrontar el sufrimiento, la inasibilidad de lo real y, en última instancia, nuestra condición efímera.


Por Mariano Vitacco

 “3. Soñarás y escribirás y soñarás y volverás a escribir. No dejes a nadie decirte que estás perdiendo el tiempo cuando tienes la mirada perdida en el vacío. No existe otra forma de concebir un mundo imaginario. Nunca me siento ante una página en blanco para inventar algo. Sueño despierto con mis personajes, sus vidas sus luchas…” Este texto de Stephen Vizinczey (fragmento de Los diez mandamientos del escritor) es lo primero que se me viene a la cabeza cuando debo comentar alguna obra y, muy en particular, El sueño de Úrsula. He intentado recrear en sonidos y colores el maravilloso universo coral creado por María Negroni.

La ópera. El viaje como metáfora. Tejida sobre hilos legendarios, la acción discurre en base a ciertos ejes conceptuales: ruptura de la linealidad, onirismo, anacronismo. Incluye momentos de la infancia de Úrsula a modo de flashbacks; las cartas que le envía el incierto príncipe pagano; episodios de la vida de sus compañeras y otros integrantes de la comitiva: el falso obispo, la vieja y grotesca criada, el juglar que se les une en el trayecto. El texto interrumpe lo lineal mediante recuerdos y presentimientos e introduce figuras de otras esferas de la realidad que escribirán sobre ella en los siglos venideros, como Isabel de Schönau, visionaria y narradora.

El viaje se va degradando. El discurso musical se acelera, se fragmenta para “escuchar, no el principio y el fin de un relato cuyo origen se pierde siempre, sino la silueta ligera de lo olvidado apareciendo detrás de la historia. Úrsula sueña con voces, la tenuidad de las voces va tomando cuerpo mientras el relato se suspende” (Silvio Mattoni, "María Negroni. El sueño de Úrsula", Reseñas, Universidad Nacional de Córdoba).

La música. “La oscuridad alucinatoria del material narrativo es la condición primera del carácter inasible, cíclico, onírico y auto engendrado del texto” (Jorge Monteleone, "Una épica del deseo. Sobre El sueño de Úrsula de María Negroni", Revista Filología de la Universidad de Buenos Aires). Estas características se trasladan al discurso musical. Hay asimismo una relación de tensión-distensión entre diversas texturas: pasajes muy despojados y otros de una cierta densidad armónica y tímbrica en virtud del fluir dramático musical y del necesario contraste.

La música establece puentes con la tradición: los componentes de inspiración medieval del texto me han sugerido el uso de procedimientos de ese período asimilándolos al lenguaje contemporáneo de manera personal. En las escenas de Aetherius existe un vínculo con el barroco a modo de cita, evidenciada a través de la relación texto-música, la modalidad del canto y el carácter referencial de ciertos instrumentos. La voz adquiere relevancia central como vehículo de un lirismo contenido y abstracto.

Acerca de los autores

Compositor y docente, nacido en 1964 en Buenos Aires, Mariano Vitacco es egresado de la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la UCA y, como becario de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), realizó el posgrado en Composición del Real Conservatorio Superior de Música bajo la guía de Antón García Abril. Amplió su formación a través de cursos como Ferienkurse fur Neue Musik (Darmstadt), Sinfonismo y Música Actual (Santiago de Compostela) y Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (Madrid), y talleres dictados por Gerardo Gandini, Krzysztof Penderecki y Cristóbal Halffter. Ha compuesto obras para orquesta, música de cámara y coro, estrenadas en Argentina, Alemania, Estados Unidos y España. Es además autor de bandas sonoras para diversas obras de teatro y audiovisuales. Sus obras El desencanto (para conjunto instrumental), Eufonías (para violín y piano) y Tres poemas de Alejandra Pizarnik (para coro mixto) obtuvieron distinciones en concursos de composición. Missa Brevis (para coro mixto con solistas y acompañamiento), los dos primeros cuadernos de Música quieta (piano) y los Tres poemas de Alejandra Pizarnik fueron registradas en disco. Sus obras corales son editadas por Ediciones Kultrum-GCC y han sido radiodifundidas en Argentina, México, España y Alemania. El sueño de Úrsula es su primera ópera.

Nacida en Rosario en 1951, María Negroni es ensayista, poeta, narradora y traductora. Dueña de una obra extensa y diversa, publicó en poesía La jaula bajo el trapo, Islandia, El viaje de la noche, Arte y Fuga, La Boca del Infierno, Cantar la nada, Elegía Joseph Cornell, Interludio en Berlín y Exilium; en ensayo, Ciudad Gótica, Museo Negro, El testigo lúcido, Galería Fantástica, Pequeño Mundo Ilustrado, La noche tiene mil ojos y El arte del error; en ficción, El sueño de Úrsula y La Anunciación. Ha publicado también el libro-objeto Buenos Aires Tour en colaboración con el artista Jorge Macchi, y Cartas Extraordinarias, editado por Alfaguara Argentina y Demipage España. Obtuvo las siguientes becas y distinciones: Guggenheim, Fundación Octavio Paz, New York Foundation for the Arts, Civitella Ranieri, Premio Internacional de Ensayo Siglo XXI, y Premio Konex Platino en poesía 2014. Su obra fue traducida al inglés, francés, italiano y sueco. Actualmente dirige la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad Nacional de Tres de Febrero en Buenos Aires.

Acerca del director

Néstor Andrenacci es director, docente y cantante desde 1973. Dirige el GCC-Grupo de Canto Coral, el Coro del Banco de la Nación Argentina, Trilce, el Conjunto Madrigalista Francisco Guerrero y codirige el Orfeón de Buenos Aires. Desde 1989 es Profesor Titular de Dirección Coral y de Introducción al repertorio sinfónico coral en la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la UCA. Llevó a cabo conciertos y grabaciones en América, Europa y Medio Oriente. Trabaja como director invitado, dicta cursos y talleres e integra jurados en la Argentina y en el exterior. Recibió el Premio al Mérito Konex en Dirección Coral 1999 y  2009. Es miembro de la Comisión Honoraria Consultiva de ADICORA.

Acerca de los intérpretes

Oscar Aráiz se formó con Hoyer, Schottelius y Locardi. Creó y dirigió el Ballet del Teatro San Martín en 1968. Dirigió los ballets del Teatro Colón (1979, 2005 y 2006), del Grand Théâtre de Ginebra (1980-88), Contemporáneo del Teatro San Martín (1990-98) y del Teatro Argentino de la Plata (2002-03). Sostuvo simultáneamente compañías y actividades independientes. Asimismo colaboró con importantes elencos internacionales en Europa, América del Norte y América Latina. En teatro co-dirigió con Elmiro Alfaro Don Fausto, y colaboró en films de S. Feldman, L. Puenzo, L. Savslasky y J. Coscia. Dirige la carrera de “Danza Contemporánea Arte XXI” y el Area de Danza y el Grupo UNSAM Danza. Fue distinguido con reconocimientos nacionales e internacionales y con el título de Doctor Honoris Causa en 2016 por la UNSAM.

Eduardo Stupia nació en 1951. Es artista visual y expone local e internacionalmente en muestras grupales e individuales, premios y salones desde 1973. Su obra integra las colecciones de los museos de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Macro de Arte Contemporáneo de Rosario y de Arte Moderno de Buenos Aires, entre otros. Uno de sus trabajos de los años 80 ha sido adquirido por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA). En 2012 fue invitado a participar en la 30ª Bienal de San Pablo.Graciela Odonne egresó del ISATC donde finalizó sus estudios con la Maestría de Canto. En el Teatro Colón protagonizó numerosos títulos, y actuó en el CETC y la Ópera de Cámara. Ha realizado una extensa trayectoria en Europa, EE.UU. y Latinoamérica. Participa de conciertos y festivales de música barroca y contemporánea. Ofrece conciertos de música de cámara con destacados artistas. Actualmente se desempeña como docente en la UNA y el Conservatorio “Manuel de Falla”.

Susanna Moncayo aprendió a cantar con Dorothée von Hase. Integró el Coro de Niños del Teatro Colón. Discípula de Régine Crespin, egresa del Conservatorio de París. Se dedica a la música "académica"  y a la música popular argentina, y grabó numerosos discos. Cantó como solista en algunos de los escenarios más importantes de América Latina y Europa. Colabora con el Istituto Vivaldi di Venezia, y cantó en el festejo de los 900 años de la Basílica de San Marco de esa ciudad.

Victor Torres nació en Buenos Aires. Estudio canto con I. Terkiel, C. Hadis, H. Soutric y M. Alicea. Es egresado del ISATC. Acreedor de premios nacionales e internacionales, desarrolla su actividad en importantes teatros del extranjero y del país, interpretando los principales roles operísticos y de oratorios de su cuerda. Su repertorio abarca los protagónicos de su cuerda de Verdi, Puccini, Donizetti, Monteverdi, Mozart, Haydn, etc. Es reconocido intérprete de música de cámara y oratorio. Realizó numerosos registros discográficos.
 
Nadia Szachniuk, oriunda de Salta y radicada en Buenos Aires, actúa como solista en el ámbito popular y el lírico. Estudió Musicoterapia (USAL), Tecnicatura en Música Antigua con orientación en Canto (Conservatorio Manuel de Falla) y canto particular. Integró agrupaciones vocales y corales, y desde 2004 el Coro Nacional de Jóvenes. Editó Vidala (Premio Gardel 2012) y Luna Atrás (2016). Es docente de Canto de la Licenciatura de Música Argentina en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).
 
Florencia Bobadilla Oliva nació en 1987 en Posadas y reside en Buenos Aires. Participó en formaciones corales (coros UNAM en Misiones, y Seminario Teatro San Martín en Córdoba). Se desarrolla como actriz en cine y TV, cantante en escenarios y grabaciones, y compositora musical para cine, series web, publicidad y TV. En 2015 editó Cipsela, con Ignacio Amil e invitados, e Ysyry, con Abel Tesoriere.
 
Elias Ongay estudió en la UNA y en el ISATC con M. Blanco. Becado por el FNA, Subsecretaria de Cultura de Misiones, Fundación Beethoven y el Mozarteum Argentino, estudió con V. Torres y M. Cosachov. Obtuvo junto a M. P. Sotullo premios en concursos nacionales. Actuó en ópera, oratorio, música de cámara y contemporánea. Participó en Kamchatka, L'enfant et les sortiléges y Trouble in Tahiti en los teatros Colón y Teatro 25 de Mayo. Estudiará con Raúl Giménez en la Academia Barcelona Concertante (España).

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.