Egberto Gismonti

Egberto Gismonti Jazz. Visitas internacionales

Compartir:

El virtuosismo como solista del músico brasileño, por partida doble

Casi sin amplificación y sin mediar palabras con el público, Egberto Gismonti dio el 27 de agosto uno de los conciertos más formidables de 2016, con música de gran creatividad y extraordinaria ejecución. Sucedió en el Auditorio Nacional, en el marco de Verde Amarelo, ciclo del cual también participaron Arnaldo Antunes, Jaques Morelenbaum, Moreno Veloso y César Camargo Mariano. Este especial reúne algunos de los momentos más destacados de esa noche, junto con la palabra del propio Gismonti acerca de su visión de la música y la intepretación.

En el primer segmento de la presentación, Gismonti se valió de la guitarra de diez cuerdas y, en el segundo, del piano. Con un estilo que es imposible de rotular en un género o una estética particular, y que va de la experimentación al academicismo y del intimismo a la intensidad, su música pasó por diferentes climas, siempre con una originalidad absoluta, mediante temas de su autoría como "Agua e vinho", "Infância", "Dança dos Escravos" y "7 anéis", entre otros.

Acerca de Egberto Gismonti

Egberto Gismonti es compositor, pianista y guitarrista. Nacido en el municipio de Carmo, Río de Janeiro, en 1947, es considerado uno de los grandes compositores contemporáneos, y su música abarca estilos que van desde la música tradicional de su país hasta la música académica y el jazz.
 
A los veinte años obtuvo una beca para estudiar en el conservatorio de Viena, pero la rechazó al estar más interesado en el estudio de la música popular y no tanto en lo académico. En 1968 presentó en el tercer Festival Internacional de la Canción su tema “O Sonho”, pieza para orquesta que sería grabada por dieciocho artistas internacionales, y viajó a París para estudiar orquestación y análisis con Nadia Boulanger y dodecafonismo con Jean Barraqué. Al año siguiente editó su primer LP, Egberto Gismonti, y realizó una gira por Europa. Entre 1972 y 1974 editó tres álbumes: Agua e Vinho, Árvore y Academia de Danças.
 
En 1976 viajó a Noruega, donde conoció a Naná Vasconcelos, con quien grabó en ese mismo año el disco Dança das cabeças, el cual recibió varios reconocimientos internacionales, convirtió a Vasconcelos en un artista internacional y solicitado y llevó a Gismonti de vuelta a Brasil para investigar la música de los indígenas amazónicos. Allí vivió durante más de un mes con los indios Xingú, a quienes dedicó el álbum Sol do medio dia (1977). También experimentó con diferentes tipos de afinaciones y timbres.
 
Gismonti editó más de 60 discos, tocó con las figuras más relevantes del jazz como Jan Garbarek, Charlie Haden y Ralph Towner, y se convirtió en un faro para las nuevas generaciones de instrumentistas que indagan en la riquísima tradición musical de su país.

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.