“¿Cómo va a ser el mundo?”, de Pedro Saborido

“¿Cómo va a ser el mundo?”, de Pedro Saborido Diarios: un registro textual de los tiempos que corren

Compartir:

Dos empresarios argentinos dialogan con el cuñado de un prestigioso filósofo contemporáneo

Diarios: registro textual de los tiempos que corren. Cinco escritores: Martín KohanMariana Enriquez, Gabriela Cabezón CámaraCamila Sosa Villada y Pedro Saborido. Este proyecto del Centro Cultural Kirchner es una forma de resistencia: el pensamiento no se detiene. La pandemia coloca a la humanidad en una situación extraña, un estado de alta velocidad y de estancamiento a la vez que amenaza con superar la capacidad de acción y de reflexión. El aislamiento de los cuerpos no nos deja en soledad.

Todos se preguntan cómo va a ser la vida cuando la pandemia pase. En su cuarta y última entrega, Pedro Saborido brinda posibles respuestas: las claves están en una videollamada entre el cuñado del filósofo Slavoj Žižek, que vive en Gerli, y dos importantes empresarios metalúrgicos argentinos.

Episodio 4: ¿Cómo va a ser el mundo?

A continuación, la transcripción de una charla de tres personas a través de la popular aplicación Zoom.  Empieza hablando el que armó la llamada. Se llama Atilio.
 
(Se evitaron diálogos como “No escucho, de vuelta”, “Llega todo cortado” “Fíjese el cosito del micrófono”, “Llegué hasta que dijo lo de lavar el hámster”, etcétera, propios de los inconvenientes técnicos).

Esta es la transcripción de la conversación:
 
ATILIO
Hola… ¿qué tal? Soy Atilio… ¿Usted es el cuñado de Žižek?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Si… soy cuñado de Žižek…
 
ATILIO
¿Pero ustedes tienen una relación lejana o…?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Mire… hablamos todos los días…
 
ATILIO
Ah… y por lo que veo usted es argentino…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Sí. Y ahora estoy en Avellaneda… Bueno… En Gerli, en la parte de Gerli que es Avellaneda. Porque hay otra parte de Gerli que es Lanús. Yo vivo en la parte de Lanús. Pero me crucé a lo de un vecino porque tiene mejor wi-fi… Ojo, es enfrente. Porque vivo sobre Camino General Belgrano… de un lado es Avellaneda, de la vereda de enfrente es Lanús…
 
ATILIO
Entiendo…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Le digo para que no piense mal por el tema de la cuarentena, no estoy boludeando… Crucé la calle nada más.
 
ATILIO
Pero claro… Bueno…  Le presento a mi amigo, el ingeniero Bronson.
 
ING. BRONSON
Hola… ¿Usted es…?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Pablo.
 
ING. BRONSON
Hola, Pablo…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Hola, ingeniero…
 
ATILIO
Bueno, le cuento. Nosotros andamos con ganas de hablar con su cuñado, pero está difícil… Debe estar muy ocupado… Un gran teórico, un pensador…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Sí. No le da mucha bola al wasap. Me dice que si lo mira todo el tiempo se vuelve loco…
 
ATILIO
Es entendible… un filósofo, sociólogo, psicoanalista…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Así figura en Wikipedia…
 
ATILIO
Un intelectual capaz de tener una mirada sobre el futuro del mundo, lo que nos espera después de esta pandemia…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
¿Ustedes quieren saber si se viene el comunismo?
 
ING. BRONSON
Bueno… de alguna manera. Somos un grupo de pensadores…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Ustedes trabajan en Techint… son de Techint, ¿por eso preguntan?
 
ATILIO e ING. BRONSON
Bueno, no… nosotros…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Ahí en la pared tiene un diploma que dice “Por los 25 años en Techint”… Usted, ingeniero…
 
ING BRONSON
¿Eh? ¿Dónd…? ¿Un diplo… ah?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Ahí en la pared. Atrás suyo. Y se ve en la biblioteca una foto con Paolo Rocca también. Es más, hay varias… están con sus esposas…  ahí están en Disney.  Veo otra en un jacuzzi. Se ve que hay amistad.
 
ING. BRONSON
Ah, sí…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Una selfie en un recital… ¿es uno de Madonna?
 
ING. BRONSON
Bueno, yo…
 
ATILIO (interrumpe)
A ver…. Sí. Trabajamos en empresas que están preocupadas hoy por el futuro de la humanidad…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK (ríe)
Ueh he hey… Están cagados en las patas…
 
ING. BRONSON
No, solo queremos ver qué perspectivas hay…
 
CUÑADO
A ver… escuche un poco… Mi cuñado siempre anda tirando cosas por ahí: se viene esto, se viene lo otro…. Él va viendo y diciendo cosas. Mira, observa, charla con mucha gente… Yo mismo le digo lo que veo acá en Lanús…
 
ATILIO
Pero Žižek, nos interesa Žižek…
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Oiga… usted lo que quiere saber es cómo adivinar el futuro. Y mi cuñado justo ahora está con esta cosa de una sociedad que va a tener una fuerte presencia del Estado y nuevos lazos de solidaridad prefigurando una versión inédita del comunismo… Bueno, todo eso es algo que le dije yo…
 
ING BRONSON
¿Eso que Žižek dijo últimamente se lo dijo usted?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Si. Porque él siempre me pide que hable con un amigo mío… que se la pasa tirando profecías… Es de acertar, eh… ojo…
 
ATILIO
¿Usted le cuenta a Žižek lo que su amigo profetiza…?
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Sí. Es un amigo del club…  el gordo “Noslafumamus”. Le decimos así porque siempre se está revisando los bolsillos buscando tucas y apenas encuentra una dice: “Nos la fumamos”. Y en la primera seca ya te tira una profecía. De lo que sea. Puede ser “Ahora va a pasar un Fiat Duna rojo…”. Y se queda como en trance. “…a gas”, te agrega. Y a los dos minutos… ¡pin! Pasa un Fiat Duna rojo…
 
ATILIO
¿A gas?
 
CUÑADO
Sí…. Esa vez de lo del Duna Rojo lo seguimos y lo vimos entrar en una estación de servicio de GNC.
 
ATILIO
Increíble… Pero además de esas cosas…
 
CUÑADO
Profetiza de todo. Un 2 a 1 de Banfield-Lanús, la fusión de Fox con Disney, a quién lleva de invitado Majul, para qué lado dobla un perro que viene por la vereda, tres meses seguidos la calificación de Moody’s sobre bonos de vencimiento progresivo… De todo acierta.
 
ING. BRONSON
¿Y este Gordo Noslafumamus fue el que dijo lo del comunismo que anda diciendo Žižek…?
 
CUÑADO
Sí… Fue a pedido. Slavoj (yo le digo así a mi cuñado) me llama y me pregunta qué anda diciendo el gordo. Si dijo algo del mundo que se avecina y el futuro y eso. Le dije que no. Y ahí entonces me pide que le trate de sacar algo. Como que lo instigue… lo conduzca… a ver qué tira, qué profetiza.
 
ATILIO
¿Entonces usted le preguntó directamente o…?
 
CUÑADO
No sabíamos con el gordo cómo hacer… Porque las profecías se le vienen sin orden y sin tema… De pronto fuma y manda “Va a llegar Adriana con un sifón Morgade, raro, porque no tienen reparto por acá”, y al rato pasa. ¿Cómo hacemos para ver algo que queremos ver? Entonces se nos ocurrió agarrar algún libro, poner al gordo en tema. Agarramos uno: Teoría general del empleo, el interés y el dinero, que nos había prestado una banda de keynesianos que hacen Aikido en “Amor y lucha”, un club que…
 
ATILIO
Perdón… ¿El gordo leyó ese libro?
 
CUÑADO
No. Se lo fumó. Literalmente: agarró todas las hojas del capítulo “La expectativa como elemento determinante de la producción y la ocupación” y se las fumó todas. Le re pegaron. Entonces yo le empecé a preguntar: “¿Qué le digo a Žižek?”, “¿tenés algo para Žižek?”
 
ING. BRONSON 
Y ahí fue cuando…
 
CUÑADO
Noo, de entrada no me decía nada. “¿Tenés algo para Žižek?”. “Žižekñor!”, me decía… “Žižekalla el cantoooor”, me cantaba como Horacio Guarany. Dele hacer chistes pelotudos. Dos horas… “Žižekivoca”, “Žižekaga”… Pero de pronto se paró de una y dijo cosas como “El principio de la demanda efectiva”, “La expectativa como elemento determinante de la producción y la ocupación”, “Los incentivos psicológicos y de negocios para la liquidez”…
 
ATILIO
Apa… ¡keynesianísimo!
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Hasta que paró, tomó aire y dijo: “El coronavirus también nos obligará a reinventar el comunismo basado en la confianza en las personas y en la ciencia”.
 
ING BRONSON
¡¡Ea-eaapepé!!
 
CUÑADO DE ŽIŽEK
Y después siguió con no sé qué cosa de una película de Tarantino que había visto a la tarde… Eso también lo agarró Žižek.
 
ATILIO
Claro… Así salió en Página 12…
 
CUÑADO
A la noche le mandé un wasap a Slavoj con un resumen. Él me mandó un “buenísimo, me sirve”. Después ordenó un poco las ideas, le dio un par de toques académicos… y salió a la cancha.
 
ING. BRONSON
Bueno, si todo es así, mucha certeza no hay…
 
CUÑADO
Mire ingeniero que no es Žižek… guarda. Es el gordo. Y el gordo la pega… Así que hacen bien en estar un poco cagados en las patas ustedes…
 
ING BRONSON
Puede ser…
 
ATILIO
Usted podría contactarnos…
 
CUÑADO
Y… no. No me da… yo soy medio zurdo, como mi cuñado. Ateo como él no. Pero tengo cosas medio de peronista, un poco de comunista… Fui a un colegio de monjas tercermundista acá en Gerli. Otro día le cuento…
 
ING. BRONSON
Digo nada más hablar con el gordo, porque también hay otras posibilidades que queremos ver… Empresas que pueden quebrar o necesitar ser vendidas… Es decir, otras oportunidades…
 
ATILIO
Claro, por eso queremos saber… porque uno escucha muchas cosas… Fíjese esto que dice Yuval Harari, un historiador israelí: “Hay dos posibilidades: control social estricto, con las tecnologías, como en Israel y Corea del Sur, o solidaridad y empoderamiento de las poblaciones… Yo estoy a favor de que los gobiernos tomen medidas fuertes y, a veces, radicales, tanto en términos de atención sanitaria como económicos. Pero, en primer lugar, debe hacerlo un gobierno que represente a todo el pueblo”. Esto lo dijo en una nota…
 
CUÑADO
Sí. En la BBC… Después de leer a Žižek, Harari me llamó a mí para que le pregunte al gordo…
 
ING BRONSON
¿Harari repite lo del gordo “Noslafumamus” también?
 
CUÑADO
Y sí…  Todos hippies… Si usted supiera todos los que llaman. Porque el tema acá es que todos saben que algo va a cambiar, pero…
 
[SE CORTA LA TRANSMISIÓN]

 
Análisis y reflexión
 
No dudamos del criterio, la inteligencia y la astucia de quienes han leído lo anterior para poder sacar sus propias conclusiones. Pero, humildemente, aportamos esta mirada.
 
Clara Garcia Muntelbaum, psicóloga y contadora pública, dice:
 
Obvio que, siempre que pasan estas cosas, se supone que se cambia. Es esa lucidez de cabotaje que aparece cada vez que alguien cercano o conocido se muere. Todo el esquema de valores se relativiza. Qué cosa es importante, qué cosa no, y toda esa garompa.
 
En este caso, aplica suponer que “mágicamente” todos aprendimos algo. Y que la naturaleza es sabia y entonces aparecen delfines en Venecia, y se viene un comunismo soft, un comunismo sin TACC, porque la gente valora al Estado y bla, bla. Es solamente un deseo. Quizá viene de suponer que llegar a la dictadura del proletariado abriendo centros culturales y comiendo hamburguesas de alpiste podría llevar mucho tiempo. La cosa es que después de esto podrían darse distintos escenarios:
 
Escenario 1: Democracia con fuerte presencia de Estado regulador y armonizador de clases, etc., etc., medio bonapartismo peronista keynesiano y Estado de Bienestar.
 
Escenario 2: Control fuerte del Estado para cualquier lado: vaya a saber para qué lado: un cyberfascismo o vaya a saber qué, o un cyberstalinismo que se lleve puestas a las corporaciones y eso.
 
Escenario 3: Todo al revés. Corporocracia: gran concentración económica a partir de megacorporaciones que tienen respaldo para soportar la crisis y comprar después todo a dos mangos, luego de victimizarse como los grandes creadores de empleo. Puro pragmatismo inhumano. Triunfo absoluto del individualismo y el darwinismo económico, meritocracia sorete full full que se apropia de la subjetividad de sectores de todas las clases permitiéndoles expresar y legitimar sus pulsiones de pánico-odio ante la supuesta amenaza de otros sobre su propio bienestar, o, en definitiva, su supervivencia, o algo más o menos por ahí.
 
Escenario 4: Seguimos más o menos igual que antes y después decimos “no aprendimos de las dictaduras, ni de Malvinas, ni de etc., etc.” y todo eso que nos hace sentir mejores, indignándonos, pero sin modificar nada.
 
Es muy amplio el panorama de lo que puede venir. Así que yo no me confiaría. Tengo años de psicóloga y de contadora. Lo tengo claro: lo más imbécil de lo burgués tiene una eficaz capacidad de reconstrucción. Así que mejor estar atentos. El olvido es aliado de la idiotez. Anote esa frase.

Acerca de Pedro Saborido

Pedro Saborido se inició como técnico de sonido y tuvo participación en las películas Los chicos de la guerra (1984), de Bebe Kamin, y Esperando la carroza (1985), de Alejandro Doria. Estudió comunicación en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Durante su juventud conoció a Omar Quiroga. Ambos militaban en el Partido Intransigente. Juntos trabajaron en FM Avellaneda en un programa que llamaron La luna con gatillo.
 
Ingresaron a Radio Mitre en una convocatoria de nuevos guionistas realizada por la emisora. Escribieron algunos guiones para el humorista Mario Sapag.​ Luego, en la misma emisora, el dúo lanzó Saborido & Quiroga,​ dedicado al humor político. En 1992 recibió el Premio Martín Fierro. En 1991 comenzó a escribir guiones de televisión para Tato Bores.
 
Saborido conoció a Diego Capusotto en 1992, cuando éste trabajaba en el programa cómico Chachachá y fue convocado para hacer una participación en el programa de Tato Bores. En 1998, Saborido fue uno de los guionistas de Delicatessen, un programa de humor de breve duración, con Horacio Fontova, Damián Dreizik, Fabio Alberti y Capusotto.
 
En 1999 creó junto a Capusotto, Alberti y Néstor Montalbano el programa de televisión Todo por dos pesos, que se transformó en un programa de culto y se emitió (con algunas interrupciones) hasta 2002.
 
En 2004 escribió la obra de teatro Una noche en Carlos Paz, con Capusotto y Alberti y la dirección de Montalbano, continuando la estética del ciclo televisivo. En 2006 escribió ¡Qué noche, Bariloche!. Ese mismo año regresó a la televisión junto a Capusotto (ya sin Fabio Alberti ni Néstor Montalbano) con Peter Capusotto y sus videos, programa que combina videos de viejas bandas de rock y sketches humorísticos. La temática del rock fue el disparador del humor, y así surgieron personajes como Pomelo, Micky Vainilla, Bombita Rodríguez, Violencia Rivas y Latino Solanas. La emisión, que lleva doce temporadas, recibió múltiples premios y distinciones. Además de escribir y producir el programa, Saborido realiza la locución e interpreta con su voz a Juan Domingo Perón y otras voces secundarias en off.
 
En 2009 Saborido y Capusotto lanzaron en FM Rock & Pop el ciclo radial Lucy en el cielo con Capusottos, y publicaron su primer libro, editado por Sudamericana y titulado Peter Capusotto, el libro.
 
En 2017 recibió el Diploma al Mérito en la disciplina Humor de los Premio Konex. Es autor, además, de los libros Una historia del fútbol en 43 cuentos, 18 testimonios, 99 personajes inciertos, 12 circunstancias discutibles, 5 episodios inverosímiles jamás contados, 4 heridos, 2 de muzzarella, 3 de fainá, 6 cortados mitad y mitad, 1 almendrado y coso (Planeta, 2017) y Una historia del peronismo en 27 relatos, 74 reflexiones y más de 140 metáforas que pueden servir para regocijo del simpatizante, como valiosa información para el desconocedor o el extranjero, o también como guía práctica para que el antiperonista pueda acabar de una vez por todas con el monstruo que desde hace 70 años azota a la Argentina. Y coso (Planeta, 2018).

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.