Homenaje a Atahualpa Yupanqui

Homenaje a Atahualpa Yupanqui Desde el miércoles 2 de agosto, muestra en Sala 613 - Martes 8, concierto en Sala Sinfónica

Compartir:

La muestra "Tierra que anda" y un concierto con Jairo y Juan Falú

A 25 años de la muerte de Atahualpa Yupanqui, el CCK propone actividades en su homenaje: el 2 de agosto se inauguró la muestra Tierra que anda sobre su monumental obra y su vida, y el 8 de agosto, a las 20, en la Sala Sinfónica, se hará un concierto en el que Jairo y Juan Falú interpretarán sus notables canciones.

La muestra se puede visitar en la sala 613 de miércoles a domingos y feriados, de 13 a 20, sin necesidad de reserva previa de entradas. Las entradas para el concierto son gratuitas y se pueden retirar a partir del jueves 3 de agosto, de 12 a 19, en Sarmiento 151, hasta agotar la capacidad de la sala. También se pueden reservar a través de esta página.

Acerca de Atahualpa Yupanqui

Héctor Roberto Chavero nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, el 31 de enero de 1908. Desarrolló una inmensa carrera como poeta, compositor, guitarrista y cantante. Hijo de padre ferroviario, estudió violín y guitarra desde los seis años con Bautista Almirón. Desde la infancia se bautizó como Atahualpa en referencia al cacique inca; el apellido Yupanqui se incorporó luego y su sonoridad remite, en quechua, al que viene de tierras lejanas para decir algo.
 
La temprana muerte de su parte lo convierte en jefe de familia: comienza a desempeñarse como periodista, maestro de escuela, tipógrafo, cronista y, fundamentalmente, músico y un agudo observador del paisaje, los oficios y los seres que lo rodean. A los 19 años compone "Camino del indio". Emprende viaje a Buenos Aires y, tiempo después, en 1931, se traslada a Entre Ríos, desde donde, por causas políticas, debe exiliarse en Uruguay. De regreso en la Argentina, en 1935 es convocado para participar de la inauguración de Radio El Mundo, en la que interpreta ritmos folklóricos que al año siguiente grabaría de forma particular para el sello Odeón.

En 1943 se presenta en el Teatro Presidente Alvear de Buenos Aires con el espectáculo Voces de la tierra. En 1945, se afilia al Partido Comunista en un acto público realizado en el Luna Park, hecho que significa la censura a su obra durante los siguientes años. Estas circunstancias y las múltiples detenciones a las que fue sometido inspiraron una de sus mayores obras, El payador perseguido.
 
En 1949, realiza una gira europea para tocar en países que estaban bajo la órbita soviética, terminando su viaje en París, donde conoce a Edith Piaf. Allí se presenta en 1950 en el prestigioso Teatro Athenée invitado por la cantante, y el éxito de la presentación lo lleva a firmar contrato con La Boîte à Musique (BAM), donde graba seis temas, y por los que obtiene el premio de la Academia Charles Cros al mejor disco en lengua extranjera.

A mediados de los años cincuenta, ya en Buenos Aires, se presenta en Radio Splendid. Su mujer Antonietta Paule Pepin-Fitzpatrick, conocida como Nenette, se convierte en su socia creativa en varias composiciones, bajo el seudónimo de Pablo del Cerro, y juntos escriben obras cumbres. En 1963 Yupanqui emprende una gira que lo lleva a tocar en países como Colombia, Japón, Marruecos, Egipto, Israel e Italia. En 1967 visita España, y se establece en París en 1968. Visitaría la Argentina periódicamente durante las décadas de 1970 y 1980. En 1986 es condecorado en París como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, y en 1987 vuelve a la Argentina para ser homenajeado en la Universidad de Tucumán. Dos años después debe internarse en Buenos Aires por una dolencia cardíaca, pese a lo cual participa en el Festival de Cosquín de enero de 1990, año en que muere su esposa Nenette. En 1992 viaja a Francia para actuar en la ciudad de Nimes, pero no llega a realizar la presentación: muere el 23 de mayo de ese año, a los 84 años.
 
Su legado es enorme: publicó diez libros (Piedra sola, Aires indios, Cerro Bayo, Guitarra, El canto del viento, El payador perseguido, Del algarrobo al cerezo, Tierra que anda, La palabra sagrada y La Capataza) y escribió canciones clásicas, entre las que pueden citarse "El arriero", "Camino del indio", "Los ejes de mi carreta", "Luna tucumana", "Piedra y camino", "Sin caballo y en Montiel", "Viene clareando" y "Zamba del grillo".

Actividades

Estemos en contacto

Dejanos tu mail para enterarte de la programación del CCK.

Nuestras redes

Conectate con nosotros en las siguientes redes sociales.